Search
miércoles 18 January 2017
  • :
  • :

Proceso energético para mejorar a nivel físico, mental y espiritual

Los Portales de salida del cuerpo

Los portales de salida del cuerpo son primordiales. Es por donde eliminamos todo lo psíquico que nos afecta y también lo físico que tiene que salir del cuerpo (como desechos celulares, células muertas y sustancias en descomposición).

Aquí tienes una presentación sencilla que pondrá todo en acción en ti. Tómate un momento para establecer cómo estás antes de ver este vídeo y compáralo con cómo te sientas después tras aplicar el tensar los portales de salida. Notarás un efecto, un cambio, una mejora significativa.

Los portales de salida del cuerpo son:

5 Portales psíquicos:

  • Sacro
  • Planta de los pies y dedos de los pies
  • Manos/puños y dedos de las manos
  • Axilas. (Junto con las axilas hay que tensar/activar/contraer/llenar de energía también el pecho y el abdomen)
  • Barbilla

3 Portales físicos:

  • El colon
  • La vejiga
  • Los genitales

Hay que tensar cada uno y varias veces al día. El tensar es “la acción de contraer” y es unos 5 segundos para activar ese portal de salida.

Portales de salida

¿Para qué son? ¿Qué se consigue cuando se corrigen/fortalecen?

Pues son los puertos de eliminación física y no física del cuerpo (o sea energética o psíquica). Las cosas tienen que salir de ti y todo debe bajar, no subir. O sea enviar todo hacia abajo para que salga por esos portales. Al fortalecer los portales de salida la persona tiene por donde sacar las cosas que le molestan, afectan, le causan conflicto, preocupan o quitan energía y sin ponerle etiquetas a lo que le está debilitando. Sencillamente tensas y se activan los portales abriéndose, soltando y conectándose al SNC. Entra en funcionamiento la conexión del sistema nervioso central al completo: cerebro-médula espinal- cerebro inferior (sacro-coxis-cola)- líquido cefalorraquídeo- meninges- y nervios espinales. Todo ello activado a través de tensar. Al Tensar se activa el Sistema Nervioso Central.

Es importantísimo tensar y soltar, de 3 a 5 segundos y varias veces al día, traer el cuerpo a la vida. No relajarse más aún de lo que ya estás. Si te  relajas, más y más cada vez, te apagas. Ver la triada de la tranquilidad.

Conclusión:

Las cosas tienen que salir. Lo que nos afecta a niveles físicos (toxicidad) y no físicos (mental o espiritual) debe salir de ti. La forma más sencilla de activar la salida es tensando (contrayendo) los portales de salida del cuerpo. Hay portales físicos y no físicos. Sólo hay que tensarlos de forma frecuente. Tensa los no físicos: sacro, planta de los pies, puños, axilas-pecho-abdomen y barbilla; Y tensa los portales de salida físicos: colon, vejiga y genitales. 1 vez cada uno y de forma constante varias veces al día. Entre más tensas, más mejoras.